Os presentamos aquí la 2º sesión con los chicos de  Torri di Quartesolo. He mos partido del cortometraje “La Bruxa”, dirigido en 2010 por Pedro Solís y que recibió el Goya al mejor corto de animación en la edición de 2011, autor también de otro corto premiado en los Goya de 2014, “Cuerdas”.

Lo que queremos compartir aquí con vosotros es un nuevo proyecto en el aula, similar al que hemos venido haciendo en los últimos años con el subtitulado de cortometrajes o anuncios sin voz, pero que añade el componente sonoro.

Para este proyecto volvimos a seleccionar el primero de los cortos que os hemos mencionado “La Bruxa”. El porqué de esta selección se explica por varias razones. La primera por ser un corto sin voz, pero repleto de posibilidades para generar diálogos entre los protagonistas o voces en “off” de sus pensamientos. La gesticulación y expresividad de los rostros son parte esencial de la narración y nos ayudan a imaginar de forma rápida las líneas de voz ausentes. Sin duda, la historia que nos cuenta Pedro Solís es otro de las razones de peso para seleccionarlo: la idea de un cuento de aspecto clásico al que se le da una vuelta de tuerca resulta altamente sugerente. También podríamos valorar la duración, la estructura de la narración, los protagonistas prototípicos, etc.

Lo primero que hacemos en el aula es activar algo de vocabulario esencial (ver ficha adjunta).

 

No se trata de algo fundamental para la tarea, pero sí que suele producir entre la audiencia ciertas dosis de confort que, sin duda, ayuda al posterior desarrollo de la misma. Una vez tenemos claro ese vocabulario esencial, podemos ver el corto por primera vez. Al terminar, y en plenaria, sondearemos a la audiencia sobre el grado de comprensión, la historia en sí, sus valoraciones, etc.Dividiremos entonces al grupo en equipos de trabajo. Cada equipo deberá entonces escribir frases que encajen con lo visto, pensando que se trata de los diálogos o voces ausentes en el cortometraje.

En este punto, es donde añadimos el componente sonoro. Los equipos de trabajo podrían finalizar la tarea escribiendo esas frases o añadiéndolas al vídeo mediante una aplicación como AMARA (ver aquí un ejemplo). Pero en este caso preferimos grabarlos a todos. De esta forma, es posible realizar un nuevo visionado, reduciendo el sonido original y escuchando el audio elaborado. Quizás los lectores más veteranos recuerden que en su día, en Televisión Española, existía un concurso infantil/juvenil que consistía precisamente en esto: sustituir el audio original por un doblaje inventado por los participantes.

Los audios los grabamos con AUDACITY, para poder editarlos con mayor facilidad y que la conversión al formato MP3 fuera también más sencilla. Y aquí tenéis las versiones resultantes de nuestro proyecto especifico de esta semana, todas ellas a cargo de los estudiantes italianos responsables también de los cuentos en STORYBIRD y sus profesoras: Raquel, Agripina y Blanca.

Un tarea que sirve al desarrollo de estrategias para la narración, pero también que profundiza en el uso de los elementos propios de la lengua hablada en un ámbito más controlado. Y con un producto final listo para usar y explotar de muchas formas… ¿Alguna sugerencia?

Por último esperar que os gusten todos los audios y que, sobre todo, os motiven e inviten a crear.

Cortometraje “La Bruxa”, de Pedro Solís